El español en la cultura de Japón

Image

En un lugar de Japón… la lengua de Cervantes ¡vive!

COMUNICKANDA / Por: Yoshio Harada, Asuka Watanabe y Sonny Tachibana

Para muchos japoneses, el español es “pasión”. La asociación proviene tal vez del baile flamenco, de la música romántica, o de la intensidad con que se practica y se disfruta el fútbol en los países hispanos.

Esta pasión ha llegado a transformar notablemente la vida de algunas personas, como en el caso de Seiro Bantarou, lector de literatura española que adoptó este nombre en japonés, buscando una pronunciación parecida a la del apellido Cervantes.

Muchos hispanohablantes que llegan a Japón se sorprenden cuando descubren que palabras como “pan” y “tabaco” se dicen exactamente igual en lengua japonesa.

Probablemente los primeros contactos de Japón con lenguas de origen latino se dieron con la llegada de misioneros católicos portugueses y españoles. Desde entonces, algunos de sus productos y palabras originales se quedaron para siempre en esta isla.

Sin embargo, muchas otras palabras de la lengua española se han agregado al diccionario japonés en tiempos más recientes. Vocablos como “plaza”, “guerrilla”, “película”, “paella”, “fiesta” y “rumba”, entre otros.

Por otra parte, hay palabras que no están en el diccionario japonés, pero que muchas personas en este país conocen, por referencias históricas, musicales, y de otro tipo. Así, mucha gente entiende el entusiasmo cuando se dice: “¡bravo!”. También son familiares los vocablos “amigo”, “bueno” y “terraza”, o las expresiones “¡adiós!”, “¡hola!”, “¡hasta mañana!”, “¡olé!” y “¡gracias!”.

LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN

Algunas palabras del mundo hispano se encuentran en la cultura popular de Japón, gracias los medios de comunicación. En la televisión japonesa, por ejemplo, las telenovelas suelen llamarse “dorama” (la manera de pronunciar en japonés la palabra “drama”). La cadena nacional NHK transmite un programa cultural llamado “Eru Mundo” (es decir, “El Mundo”).

Existen también publicaciones especializadas como “Viva con Agua” y “Muchacha”. Incluso, como el fútbol se asocia tanto con jugadores de origen hispano, hay revistas con títulos como “El Golazo”, “Futbolista” (escrito como “Football ista”) y  “La roja”.

También en los periódicos podemos ver palabras como: “El niño”, “La niña”, “Galápagos”, “ría”, “viva”, “Marinos” y “premio”.

Por su parte, algunos artistas populares de este país han revelado su cercanía con la lengua de Cervantes. El actor y cantante juvenil Tsubasa Imai, por ejemplo, ha aprendido a bailar flamenco y lleva varios años estudiando formalmente la lengua española. Otros casos de estrellas juveniles ligadas a la lengua española son los de Tomohisa Yamashita, Yu Shirota y Sho Sakurai.

EL CINE

El cine también ha extendido el uso de esta lengua. En años recientes se pueden ver películas provenientes del mundo hispano. Aunque en esta industria todavía el cine de Hollywood se impone, últimamente se han conocido los trabajos de directores como el español Pedro Almodóvar o los mexicanos Alejandro González-Iñárritu y Alfonso Cuarón. En las tiendas de películas, hay secciones especiales con actores famosos como Penélope Cruz, Javier Bardem, Gael García Bernal, Diego Luna y Elsa Pataky.

Desde  el año 2004 también se realizan en este país eventos como el Latin Beat Film Festival, con películas en español.

La televisión por cable también proyecta a veces algunos de estos filmes o series de televisión de países hispanohablantes. Como ejemplo: “Eva Luna”, “Amas de casa desesperadas” (versión colombiana) o “Mesa para tres”, series populares con títulos en japonés.

Todo esto ha hecho que aumente la necesidad de personas que hagan trabajos especiales de traducción y subtítulos para las películas. Precisamente una de las autoras de estos títulos en español es Miki Watanabe, profesora de la Universidad de Estudios Internacionales de Kanda, quien comenta que hay pocas personas en Japón dedicadas a traducir los subtítulos del español al japonés.

En cuanto al cine, curiosamente, en algunas películas se traducen los títulos, pero en otras se conservan las palabras hispanas: es el caso de filmes como: “Volver”, “Rudo y Cursi (presentada como Rudo and Cursi)”, “Alatriste” y “Jamón jamón”.

“Tal vez en algunas ocasiones se conserva el título porque las distribuidoras no quieren correr el riesgo de que una película taquillera pierda su popularidad por el simple hecho de llevar un título poco llamativo en Japón. Pero en los casos en que se conserva el título en español por lo general se le suele agregar un subtítulo en japonés que ayuda a entender el contenido de la obra”, agrega la profesora Watanabe.

En su opinión, otro aspecto interesante del uso del español en Japón es que con el paso del tiempo se ha ido perdiendo la originalidad del uso de palabras en inglés o francés y quizá esa sea una de las razones por las cuales hoy en día los japoneses prefieren utilizar el español o el portugués.

LAS LETRAS

Japón es un país con muchos lectores. Aunque no se conocen tantos autores del mundo hispano, se editan constantemente libros importantes como “El Quijote” y “Cien años de soledad”. Estas obras, como otras de autores del mundo hispano, se han traducido al japonés. En algunos casos conservan su título original. En otras ocasiones, los nombres de los autores empiezan a ser familiares para muchos japoneses.

El académico e investigador Ryukichi Terao considera que, probablemente los autores del mundo hispano más conocidos en Japón son: Miguel de Cervantes Saavedra, Gabriel García Márquez, Federico García Lorca y Mario Vargas Llosa.

Por su parte, el profesor Seiji Honda, de la Universidad de Kanda, uno de los “cervantistas” más reconocidos de este país, comenta que “El Quijote” ha sido una obra fundamental en Japón. Sobre todo, luego de que en el siglo XIX, al elaborar su conocido código sobre el “Bushido”, el alma de Japón, el pensador Inazo Nitobe destacó la figura del Quijote, por su humildad y su forma de pensar, que gusta tanto a los japoneses.

Justamente a partir de la lectura de esta obra, muchos japoneses han entrado al mundo hispano. En este país, desde el año 1969 el actor Koshiro Matsumoto representa en el teatro la obra “El hombre de la Mancha”. El famoso actor japonés ha declarado que representar a “El Quijote” le ha enseñado el valor de “los sueños imposibles”

Un caso especial es el de Seiro Bantarou, quien después de leer “El Quijote” cambió su nombre y su vida. El académico y estudioso de la obra de Cervantes tomó el nombre de este escritor e intentó adaptarlo a la pronunciación de los ideogramas que ahora lleva en su nombre (世路蛮太郎).

El profesor Honda es su amigo y colega, y comenta que: “Seiro Bantarou es una persona muy peculiar, que tiene una biblioteca muy bien abastecida de libros de Cervantes y se dedica totalmente a las obras Cervantinas…y además, intenta llevar una vida lo más cercana a la del Quijote”.

Definitivamente, la lengua española ha llegado mucho más allá de aquel lugar de la Mancha…de aquellas remotas tierras cervantinas.

Anuncios
Posted in Sin categoría